Puerta del Sol: historia y curiosidades

Escenario durante siglos de mítines políticos y eventos de toda índole, la Puerta del Sol ha sabido sobrevivir a todo y mejorar a cada cambio urbanístico que se ha producido en los últimos quinientos años. Hacemos un repaso a su historia y a esos cambios.

Magrit, luego Maidrit, después Madrit y finalmente Madrid

Evolución del nombre de Madrid
Fuente: http://elmadridmedieval.jmcastellanos.com/

Aunque hay evidencias de que la zona que ocupa hoy la Catedral de la Almudena ya estaba habitada durante el periodo visigodo, Madrid se desarrolla como puesto defensivo en época musulmana. Durante este periodo se construye un Alcázar en lo que actualmente es el Palacio Real y una muralla -parte de la cual todavía sobrevive- para repeler los ataques de los cristianos.

Más adelante, en el año 1085, a mitad de la Reconquista, el reino cristiano de Alfonso VI logró hacerse con la plaza de Magrit, arabización de la palabra romance Matrice. Tiempo después, en 1126, el rey Alfonso VII decidió conceder la categoría de Villa a la antigua Magrit y cambiar el nombre al de Maidrit. Aún bajo la presión musulmana por el sur y el este, el rey castellano consiguió ampliar el perímetro de la muralla y establecer uno de sus límites, al sureste, en la plaza del actual Mercadillo de San Miguel.

En el documento Privilegio de Alfonso VIII de 1176, ya aparece la ciudad con el nombre de Madrit, y en 1192, en el Documento Toledano de esa misma fecha ya podemos encontrar el nombre actual: Madrid.

Madrid en siglo XV: la Calle Ancha y luego la Puerta del Sol

Madrid en el siglo XVI
Dibujo de Madrid en 1562. Detalle de la muralla por Antoon Van Den Wijngaerde

De forma lenta pero constante, Madrid continuó creciendo más allá de la muralla cristiana del siglo XII construida por los Alfonsos, esta vez hacia el este, por lo que se aumentó el límite de la ciudad hacia lo que se llamaba el Camino a Guadalajara, creándose la Plaza del Arrabal, que hoy conocemos como la Plaza Mayor.

Más adelante, en el siglo XV, se creó otra nueva salida de la ciudad muy cercana a la parte más al este de la Puerta de Guadalajara: una salida hacia el Reino de Aragón y que coincidía con el punto cardinal por donde sale el sol. Así, a la nueva entrada más al este de la Plaza Mayor primero se la llamó Calle Ancha y luego la Puerta del Sol. Su ubicación, probablemente, era el inicio de la calle Preciados (antigua Cava del Arrabal) y que se convirtió en la zona más oriental de la ciudad con el arroyo del Arenal -actual calle Arenal- y con el arrabal de San Ginés pegados en su flanco oeste.

Ya a mediados del siglo XV, la zona que rodeaba a la Puerta del Sol o Calle Ancha se convirtió en una área cada vez más comercial donde se instalaron artesanos y comerciantes, lo que aumentó el tamaño de los arrabales y pequeños barrios de los alrededores. Debido a ese crecimiento, aparecieron también mesones para saciar el hambre y la sed, sobre todo, de los viajeros que salían o entraban en Madrid a través, por aquel entonces, de los suburbios.

Este trasiego y el aumento de la actividad comercial, poco a poco, fueron creando el itinerario de la actual calle Mayor, la cual desembocaba en el Alcázar. Para el año 1498 se empedró la calle, lo que facilitó el transito de caballos y carros.

La Puerta del Sol en el siglo XVI

Iglesia del Buen Suceso en Madrid
El edificio de la iglesia y hospital. A la izquierda la calle Alcalá. A la derecha, la carrera de San Jerónimo. Grabado del año 1770.

El primer gran edificio que se construyó en la plaza fue la Iglesia Nuestra Señora del Buen Suceso, que hacía también de hospital y que se edificó bajo la orden de Carlos V en 1529 y que se demolió en 1854, tras la gran remodelación de la Puerta del Sol. Su ubicación se encontraba en el actual edificio del antiguo Hotel París, durante décadas coronado por el símbolo publicitario de los finos Tío Pepe.

Un poco más adelante, concretamente en el año 1570, ante el aumento de los arrabales y parroquias en los alrededores, se decidió entonces derribar las callejuelas de lo que se conocía como la Puerta del Sol para darle una forma rectangular, diseño todavía distinto al que posee en la actualidad. Además, dado que la corte de Felipe II se había trasladado a Madrid, se reformó el piso de la Puerta del Sol con empedrado. También se construye de un convento de las Carmelitas Descalzas en la actual Calle del Carmen.

Un par de décadas después, la Puerta del Sol dejó de ser el límite de Madrid por ese lado ya que en 1599, con motivo de la llegada a Madrid de Margarita de Austria, se construyó la primitiva Puerta de Alcalá, nombre que se le dio porque la ruta que nacía en el lado este de la Puerta del Sol era la vía que conducía a Alcalá de Henares. Aunque el mapa es posterior, se puede ya apreciar el crecimiento de Madrid y la mencionada Calle de Alcalá:

Camino Puerta de Alcalá
Plano Teixeira de 1656.

Aunque su situación estratégica en el Camino a Guadalajara provocaba que la Puerta del Sol estuviera siempre transitada por comerciantes, viajeros y fuerzas de seguridad, en esta época las plazas más concurridas eran la Plaza Mayor (aún del Arrabal) y la Plaza del Salvador, actual Plaza de la Villa.

La Puerta del Sol en el siglo XVII

En 1625, para coronar la Fuente de la Fe, se trajo desde Italia la estatua de la Mariblanca. En el plano de Teixeira ya aparece frente al Hospital del Buen Suceso. Además, Luis Meunier la dibujó en 1660, cuatro años después de la terminación del conocido mapa de Madrid:

Estatua fuente Mariblanca Puerta del Sol

Otro hecho que transformó un poco más la Puerta del sol fue la construcción de nuevos edificios como el Monasterio Agustino de San Felipe, erigido en 1546 pero terminado en el siglo XVII y ubicado justo en la parte más occidental de la Puerta del Sol, en lo que hoy es el inicio de la Calle Mayor, al lado de la antigua Casa de Correos, posterior sede del gobierno de la Comunidad de Madrid.

Convento Agustino de San Felipe
El Convento de San Felipe se convirtió en un sólido límite urbanístico para la zona oeste de la Puerta del Sol. Fuente foto: memoriademadrid.es.
Palacio de Oñate en la Puerta del Sol
El Palacio se desmanteló a principios del siglo XX, y su fachada frontal, obra de Pedro de Ribera, se utilizó para la Casa Velázquez en la Ciudad Universitaria.

Justo frente al monasterio de San Felipe, donde hoy comienzan la Calle Mayor y la Calle Arenal y donde se encuentra la famosa pastelería La Mallorquina, durante el reinado de Carlos V y parte del de su hijo Felipe II, existía una mancebía o casa de citas a la que llamaron Las Soleras y que era frecuentada por famosos escritores del Siglo de Oro español.

Como el contraste entre el monasterio y la mancebía era evidente, los religiosos pidieron que se trasladara aquel burdel a otro lugar, cosa que se realizó a principios del siglo XVII y a la cercana calle del Carmen. En ese lugar, entonces, se mandó construir el Palacio de los Condes de Oñate y Villamediana, una construcción a la altura de los otros dos monumentos religiosos de la Puerta del Sol.

La Puerta del Sol en el siglo XVIII

El siglo XVIII es el siglo de Carlos III, posiblemente el monarca más ilustrado de la Edad Moderna y contemporánea española y que es bien recordado por la renovación y modernización de la Villa de Madrid, incluyendo la Puerta del Sol. Sin embargo, antes del inicio del reinado de este Borbón en 1759, en la primera mitad del siglo XVIII, la Calle Ancha de la Puerta del Sol va a destacar en Madrid por poseer el mayor número de pozos de agua por metro cuadrado en toda la ciudad. La razón de esto es que la zona subterránea estaba regada por un ramal de agua del Abroñigal Alto, el río que atravesaba el este de ciudad hasta llegar al río Manzanares y atravesando el actual Puente de Vallecas.

Camino reales de postas siglo XVIII
Camino reales de postas siglo XVIII. Fuente foto: http://www.adurcal.com

También es importante destacar que en el año 1720 se estableció en la plaza el origen -concretamente en la Real Casa de Postas- de los seis caminos reales que conectaban Madrid con el resto de España. Estos itinerarios se convertirían en el siglo XX en parte de las seis carreteras nacionales.

Ya sí en la segunda mitad del siglo XVIII y en concreto en el año 1759, con motivo de la llegada a Madrid y la coronación de Carlos III, se realizaron una serie de obras que también afectaron a la Puerta del Sol.

Llegada de Carlos III a la Puerta del Sol

La primera de ellas fue rodear a la Fuente de la Mariblanca con un rotonda de ocho columnas adornadas con figuras de ninfas y guirnaldas de laurel. Además, para mejorar el aspecto general de los edificios, se adornaron los balcones con reposteros por las zonas por donde la comitiva iba a transitar camino de la Plaza Mayor y el Palacio Real.

A los pocos años, Carlos III ordenaría la construcción de otro importante edificio en la Puerta del Sol sobre otro edificio ya construido y conocido como «el Corralón», la Estafeta o la Real Casa de Postas. Este edificio, la Casa de Correos, terminó de construirse en 1768 y centralizó todo el servicio de correos bajo administración del estado.

Antigua Casa de Correos Puerta del Sol
Grabado de la Casa de Correos en el siglo XVIII.

No obstante, el edificio no tendría el aspecto actual hasta el siglo XIX, cuando tras la desaparición de la Iglesia del Bueno Suceso, se utilizó su reloj para construir la torre actual con campanario incluido.

La Puerta del sol en el siglo XIX

Fue precisamente en el siglo XIX, cuando la Puerta del Sol dejó de ser la Calle Ancha para convertirse en una plaza en su conjunto. Para ello, se tuvo que realizar un obra de gran envergadura. Antes de esto, a principios de siglo, durante la ocupación napoleónica, en la Puerta del Sol y alrededores se produjeron luchas encarnizadas entre franceses y españoles. Especialmente en el levantamiento del dos de Mayo.

A nivel urbanístico, como decimos, la gran remodelación se produjo entre 1857 y 1862 duplicando las dimensiones de la plaza de 5.069 m2 a 12.320 m2 y dándole una forma semicircular. En el siguiente gráfico se pueden apreciar los grandes cambios:

Remodelación de la Puerta del Sol en 1864
Remodelación de la Puerta del Sol en 1864. Foto: Bibliotecavirtualmadrid.org

En esta otra imagen, podemos ver la Puerta del Sol antes de la gran remodelación. A la izquierda, calle carretas y el Palacio de Correos con la torre del reloj ya instalada. A continuación, la Calle Mayor, Arenal y Preciados en la parte de la derecha:

Charles Clifford 1857 Puerta del Sol
Foto retocada del original de Charles Clifford (1857). Fuente: B.N.E.

Tras varios años de grandes obras y derribos de manzanas enteras, la Puerta del Sol la forma de media luna que más o menos tiene hoy:

Puerta del Sol en 1870
El nuevo diseño urbanístico de la plaza de la Puerta del Sol en el año 1870.

Como se puede ver en la foto, al fondo, la Iglesia Nuestra Señora del Buen Suceso desapareció completamente y, en su lugar, se construyó un edificio que albergaría al famoso Hotel París, con su Café Colón en la planta baja como uno de los centros de tertulia más importantes durante el final del siglo XIX y principios del XX. En sus mesas conversaron Picasso, Rubén Dario o Valle Inclán.

También, a finales del siglo XIX aparecieron los primeros tranvías, tirados primero por animales, para luego moverse por electricidad. La Puerta del Sol se convirtió entonces en el centro neurálgico en Madrid.

La Puerta del Sol en el siglo XX

En las primeras décadas del siglo pasado, la red de tranvías de Madrid se fue expandiendo desde la misma Puerta del Sol alcanzando la calle Alcalá, Montera, Carretas y otras vías del centro. Además, la convulsa primera mitad del siglo XX tuvo los eventos más significativos ubicados en la Puerta del Sol.

Celebración de la llegada de la Segunda República el 14 de abril de 1931.
Celebración de la llegada de la Segunda República el 14 de abril de 1931.

Como comentábamos antes, el uso de los tranvías aumentó notablemente en las primeras décadas del siglo XX. Se puede ver en la foto de arriba cómo los trolebuses van y vienen en dos direcciones compartiendo calzada con los vehículos.

De nuevo, en 1950, la antigua Calle Ancha sufrió otra nueva remodelación que aumentó las zonas verdes y peatonales. También, la antigua Casa de Correos se convirtió en la Dirección General de Seguridad -anteriormente la Delegación del gobierno- donde se tomaba declaración y torturaba a los detenidos por la Brigada Político-Social (BPS) franquista.

Remodelación Puerta del Sol 1950
El antes y después de remodelación de la Puerta del Sol en 1950. Fuente foto: abc.es

Este gran cambio eliminó la mayoría de las líneas de tranvía para dejar más espacio a los vehículos. También se colocó en el suelo la placa de «kilómetro 0» en la antigua Casa de Correos. Debido a su deterioro, en el año 2009 se sustituyó por la actual.

Placas del kilómetro 0 en Madrid de 1950 y 2009
Placas del kilómetro 0 en Madrid de 1950 y 2009

Otro evento por el que la Puerta del Sol es conocida es la celebración de la Nochevieja comiendo doce uvas por cada campanada. Esa costumbre ya era común en Madrid a mediados del siglo XIX, pero la gente disfrutaba de este ritual en casa. A finales del siglo, al prohibirse las inocentadas y salidas nocturnas el día 5 de enero, los madrileños trasladaron la juerga a la noche del 31 de diciembre en la Puerta del Sol al tiempo que aprovechaban para tomarse la uvas en la calle.

Pero es en 1909 cuando agricultores de Murcia y Alicante, para celebrar una buen año de cosechas, se desplazaron a Madrid para regalar uvas a todo el que se acercara a la Puerta del Sol el día de Nochevieja. Tal fue la concurrencia, que lo de tomarse las uvas se convirtió en un evento de masas que no ha dejado de celebrarse, especialmente desde que en 1962, Televisión Española comenzara a retransmitir el evento en directo.

La Puerta del Sol también se convirtió en un lugar de paso obligado para la Cabalgata de Reyes, se colocó en 1935 el famoso letrero del Tío Pepe sobre el Hotel París y en 1967 se instaló una figura de cuatro metros del Oso y el Madroño, símbolo de la villa de Madrid.

Con el paso de los años, debido al aumentó del número de comercios y oferta hostelera, en 1986 se realizó otra reforma para convertir la parte norte de la Puerta del Sol en zona peatonal.

La Puerta del Sol en el siglo XXI

Con la llegada del nuevo milenio, concretamente en el año 2014, la plaza sufrió una última remodelación para aumentar las zonas peatonales. Actualmente, los vehículos sólo pueden circular por la parte sur de la plaza -frente a la sede del gobierno regional- y por un acceso a la calle Alcalá. Además, las calles Arenal, Montera, El Carmen y Carretas se han peatonalizado también, lo que ha provocado que el número de viandantes se haya multiplicado.

Puerta del Sol: 1986 y 2014

¿Habrá que esperar nuevos cambios? Posiblemente. Lo que está claro es que la evolución de la Puerta del Sol, a lo largo de los últimos quinientos años, ha sido para mejor y hoy, pasear por esta inmensa plaza de media luna es toda una experiencia.

Deja un comentario